Páginas vistas en total

domingo, 10 de enero de 2010

MEDIA NARANJA



"Vena reclamar mi mano,
molde justo de tu pecho.."

Javier Ruibal. Cantautor

Mi mano es molde justo de tu pecho,
y en esa exactitud de su medida,
mis palmas solicitan la subida
al surco que lo parte, suave lecho.

Mi labio con tu labio, y por el techo
en arco de tu boca va encendida
mi lengua. Se provoca una estampida
de besos. Somos lobos en acecho.

Mi torso es molde justo de tu espalda,
sin par similitud en sus maneras,
mis brazos son por ella enredaderas;

tu soplas y me meces, soy giralda.
Igual que al Helicón va mi poeta,
reclamo tu mitad, que me completa.

7 comentarios:

La Victoria dijo...

Hola, Antonio. Este nuevo soneto que nos dejas es una maravilla de fino erotismo. Creo sinceramente que debieras publicar. Tu calidad poética es óptima.

Acabo de llegar. Ya te contesté el amable comentario que me dejaste en el Blog de SONETOS.

Estuve remodelando el Blog dedicado a ANATOMÍA DEL ALMA, no sólo el 'look', también incluí más décimas en el tema que está muy relacionado con el del Soneto que me comentaste.

Muchísimas gracias.

Un gran abrazo,


Victoria______________

Candela Martí dijo...

Una maravilla de sensibilidad hecha poema. Poco a decir a no ser: felicidades por escribir así y gracias por compartir tanta belleza.

Un abrazo, Antonio.

ANTONIO JIMÉNEZ LUNA dijo...

Gracias Victoria por tus lecturas y tus emotivas notas. Siempre es un placer ver que te asomaste con curiosidad y satisfacción a mi ventana.

Un abrazo

ANTONIO JIMÉNEZ LUNA dijo...

Gracisa de nuevo Candela por tus sentidos mensajes.

Creo que si el poema no se comparte sirve de poco, y hasta podría atormentar al poeta.

Aunque es más propio de las coplas octosílabas que de los sonetos, a cualquier poema se le puede aplicar lo que decía Machado:

Hasta que el pueblo las canta,
las coplas coplas no son,
y cuando las canta el pueblo,
ya nadie sabe el autor.

Tal es la gloria, Guillén,
de los que escriben cantares:
oír decir a la gente
que no los ha escrito nadie.

Procura tú que tus coplas
vayan al pueblo a parar,
aunque dejen de ser tuyas
para ser de los demás.

Que, al fundir el corazón
en el alma popular,
lo que se pierde de nombre
se gana de eternidad.

Maria TeresaRodriguez Carretero dijo...

Buenas noches Antonio.Es un verdadero placer visitar tu blog al que accedí por Destello(Mª Bote Bote amiga y compañera en la Asoc.Cultural Ventana Literaria de Almendralejo(Badajoz)que bello poema erotico insinuante...,delicado...,pura poesia. Que decir de tus SONETOS,leyendolos se les oye correr cual rio de aguas cristalinas, como las que bajan por nuestro Valle del Jerte,el Alagon o la Vera.
Un verdadero placer leerte

ANTONIO JIMÉNEZ LUNA dijo...

María Teresa: Gracias p0or pasar y comentar. Es un honor recibir una comparación con tan bellas tierras. El cerezo en flor es todo un espectáculo. Un abrazo.

Francisco Redondo dijo...

Notable soneto, Antonio, en que el verbo sueña la carne y en su sueño la roza, la degusta y la recrea. Enhorabuena.

Francisco Redondo.