Páginas vistas en total

domingo, 27 de febrero de 2011

37- PARIS



Luna llena en París, que se derrama
en todo su esplendor, noche de lujo... (Gladiadora)


Le Louvre, Notre Dame y Trocadero,
Le Tour de Montparnasse, La Madeleine,
La Seine, La Sorbonne, Saint-Michel,
La Place Vendôme, catorce de Febrero.

Abrazados por el embarcadero
d’Orsay; Piaf, Moustaki, Georges Brassens
y la voz de Aznavour con "La Bohème"
endulzaban el aire de un te quiero.

La Tour Eiffel, Versailles a lo lejos,
Les Tuileries, Les Champs-Elysées,
y por ponerle guinda a los cortejos

subimos a Montmartre y Sacré Coeur,
mirándonos, recíprocos espejos,
“là bas”, todo Paris, a nuestros pies.



36- NO


No digas que me quieres, pecadora,
que conozco del tipo de mujeres
del te quiero cogido entre alfileres
que distan años luz de una señora.

No me ofrezcas tu amor en esta hora,
sedienta de otros tiempos y quereres,
porque reine el silencio en tus somieres,
confundiendo tu noche con mi aurora.

No quiero que me quieras, ni que quieras
que yo te quiera a ti, porque no quiero
quererte. Si tu amor está en galeras,

no quieras arrastrarme a tus trincheras,
sabes perfectamente que prefiero
otro Amor floreciendo primaveras.

jueves, 3 de febrero de 2011

35- A CHORROS



Me estoy muriendo a chorros de quererte,
a chorros por mis venas. Desangradas,
mis sienes son paredes blanqueadas,
a chorros de buscarte y no tenerte.

A chorros de soñarte y de no verte,
huérfanas de tu olor mis almohadas,
a chorros de mis todos y tus nadas,
se escombra mi solar sin contrafuerte.

Envuélveme en tu abrazo, y con su magia,
tapóname el brocal de mis sangrías
para aliviar mi pálida derrota,

frenando esta mortífera hemorragia
y rellena estas venas, tan vacías,
con néctar tus besos, gota a gota.

martes, 11 de enero de 2011

34- CABAÑUELAS DE AMOR



Ya tengo el corazón puesto en barbecho
buscando que germine tu semilla
y una lluvia de amor por mi costilla
que hará brotar mil brotes por mi pecho.

Mi besana reclama su derecho
y el campo de mi tórax, siega y trilla,
una tormenta en besos. Maravilla
si Ceres y Eros pasan por mi lecho.

Espera mi horizonte fértil mano
de sol a sol. Mi tierra de secano
presiente que se acerca tu borrasca

de abrazos, que le servirán de abono
y limpiarán el alma de hojarasca.
¡Mi piel, mojada tierra, huele a ozono!